La ambición de los gigantes digitales pone en alerta a los sectores clásicos